Ohms de Deftones: Más de un tipo de retorno

Por Samuel Fuentes / @sin__titulo.jpg
Periodista.

A cuatro años de lanzar Gore, Deftones vuelve a ser portada tras presentar “Ohms”, trabajo que tuvo sus últimos arreglos en tiempos de pandemia, muy diferente al cierre de las otras producciones de los californianos.

Ahora, Ohms presenta varias novedades, así como también algunos “regresos”. Sobre lo primero, se presenta el single que lleva el título del disco con un video de alta producción. Se sabe que Deftones no es un grupo que brille en este ámbito, pero son solo detalles.

Si bien son un grupo que se puede considerar “pesado”, los samples de Frank Delgado también toman protagonismo. De ahí que varias revistas especializadas hayan catalogado este álbum en un punto medio entre lo que podría ser un shoegaze o dream pop con su característico metal alternativo. Aquellos géneros tampoco son ajenos a Chino Moreno, quien los ha tratado también en sus otras agrupaciones.

Ahora, sobre los retornos, el más llamativo es el de Stephen Carpenter. Gore fue un trabajo en donde el guitarrista cumplió, pero no brilló en su propio estilo. En esta oportunidad, el dueño del instrumento de ocho cuerdas (sí, ocho) se nota presente en todas las canciones. Para los oyentes habituales de Deftones, este es un punto fuerte de la producción.

La voz de Moreno sigue igual de potente que siempre, con gritos que dan el ancho con el resto del disco. No es difícil de digerir ni de seguir, pero manteniendo cierta novedad. Esto último es indispensable para un grupo que lleva más de 30 años juntos. Terry Date, el productor detrás, fue uno de los artífices de aquello. Los conoce desde temprano en su carrera, participando en los primeros cuatro discos de Deftones.

Desde la potente «Genesis» (un acierto para abrir un álbum así), pasando por «Error» o «Radiant City», hasta «Ohms»: todas las canciones tienen un papel dentro de esta nueva entrega. Puede que no todas brillen de igual forma, pero se siente que ninguna sobra.

Si bien no es el mejor disco de Deftones, tampoco está en el fondo de la lista. Un trabajo maduro, en donde cada uno supo encontrar su posición dentro de un tablero que en algún momento estuvo en disputa. Suena como si todos se sintiesen conformes con el resultado y eso se agradece.